Por ActionCOACH Elisa Velasquez / Costa Rica

Luego de muchos años de llevar su negocio a un lugar exitoso o de estabilidad, un día se pregunta que es necesario para crecer, expandirse y obtener la libertad financiera para pasar del auto-empleo a ser realmente un Empresario.

Cada vez que se plantee una nueva meta, un nuevo objetivo será clave adquirir un nuevo conocimiento, hablar con alguien que haya logrado algo parecido. En esta oportunidad compartiremos la Ecuación del Cambio:

Insatisfacción x Visión + Primeros Pasos Soporte > Resistencia

La insatisfacción es eso que le molesta, le estorba y no le gusta de la administración de la empresa, de su forma de hacer negocios. La reflexión profunda de la insatisfacción comienza por examinar las frases que día a día los colaboradores dicen en sus conversaciones habituales. Deténgase un momento a pensar qué es aquello que le incomoda y escríbalo.

La visión son las ideas que le vienen a la mente cuando identifica la insatisfacción: si hiciera un plan de ventas, si contratara un gerente de almacén. Puede ser que su visión sea alcanzar otros mercados o desarrollar nuevos productos y servicios, cambiar la imagen de su marca. Todas estas ideas pueden parecer inalcanzables en el corto plazo, pero solo el enfoque y la disciplina le permitirá irse acercando a sus sueños.

A esta primera parte de la ecuación se le conoce como la parte potenciadora del cambio: a mayor insatisfacción y mayor claridad en la visión aumentará la velocidad y la aceptación del cambio.

Entonces comienza la parte de la ejecución, si Usted en su empresa tiene una alta insatisfacción con una clara visión rápidamente comienza a dar los primeros pasos. Tiene dos maneras de hacerlo con Soporte y sin él. Los soportes variarán dependiendo del tamaño de la empresa y su capacidad de inversión: para algunos el soporte es un buen asistente, un grupo de gerentes o colaboradores motivados, un Coach de negocio o un buen libro. La única diferencia entre hacerlo con Soporte o sin él es la facilidad con la que le parecerá que el cambio se implementa o ejecuta.

El soporte también juega un papel importante en la consistencia de esos primeros pasos, porque la o las personas que sean su soporte en el negocio, le permitirán dar no solo “primeros pasos” si no muchos pasos.

Finalmente, la Resistencia. Esta se manifiesta de distintas maneras dentro de la organización y su liderazgo: para algunos es el ego, la frase que bloquea más cerebros en el mundo “Ya lo Sé” y lo que otros conocen como cultura.

El ego es la valoración excesiva de sí mismo que le impide reconocer donde se ha equivocado. Combinada con un “Ya lo sé” le impide aceptar nuevos conocimientos o nuevas formas de hacer crecer su negocio. Y la cultura es la excusa favorita de algunas empresas y lo reconocen diciendo “así se ha hecho siempre aquí”.

Volviendo a la pregunta inicial: Quiero una mejor compañía, ¡pero no quiero cambiar! ¿Es posible?

¡No! Si su equipo no produce como debería, si sus clientes no dejan de quejarse, si la competencia está tomando su mercado y si su empresa le está trayendo malos resultados, el cambio es algo esencial. La pregunta a responder es: ¿Estoy realmente dispuesto a cambiar?

Admita que la empresa es un reflejo de su comportamiento y para mejorar, necesitará hacer cosas que toman energía o esfuerzo.

Monitoree su comportamiento de crítica. Pida a sus colaboradores y a la gente a su alrededor, que le avise cuando esté debajo del punto de Poder (culpar a los demás, dando excusas o negando) eso le permitirá identificar rápidamente sus insatisfacciones. La actitud es un componente clave del éxito en los negocios. Coloque su actitud por arriba del punto de Poder: muestre sentido de pertenencia, muestre que se puede confiar en Usted y sea responsable. La única manera segura de fallar será dejando de actuar.