Por ActionCOACH Juan Bosco Arreola / México

Cómo podemos calificar qué tan exitosa es una Empresa, es un buen punto de partida para contestar la pregunta.

El criterio más común utilizado para medir el éxito de una empresa es su tamaño.

Este criterio aunque importante, resulta insuficiente y en algunos casos engañoso. Las empresas grandes no son necesariamente exitosas.

Un mejor criterio para medir el éxito de cualquier sistema es el concepto de calidad total, según el cual, el nivel de éxito es el nivel en que cumple los objetivos para los que fue creado.

En el caso de las empresas este criterio es la sustentabilidad, que tiene que ver con la capacidad de la Empresa de permanecer y crecer en su mercado, cumpliendo los objetivos de sus principales integrantes: inversionistas, personal, clientes, proveedores gobierno, comunidad y medio ambiente.

Aplicando este criterio, podemos decir que el número de empresas que lo logran es un pequeño porcentaje y que constituye un gran reto para los empresarios, tanto por su dimensión como por el compromiso necesario para lograrlo.

El principal elemento del perfil de una empresa exitosa es que la dirige un empresario exitoso, recordando que la empresa es un reflejo de su dueño y que nunca podrá la empresa ser más grande que su dueño.

Apoyados en este pensamiento será mejor ocuparnos del perfil del empresario exitoso, dueño de una empresa exitosa.

Jim Rohn, en su libro “Las cinco piezas más importante del Rompecabezas de la Vida”, nos enseña que:

“Lo que pensamos determina lo que creemos, lo que creemos influencia lo que decidimos, lo que decidimos influencia lo que somos y lo que somos atrae lo que tenemos…”

Conforme al pensamiento de Jim Rohn los elementos esenciales del perfil del empresario exitoso son: mentalidad poderosa, actitud positiva, competencia profesional y buenos hábitos.

Hablemos por ahora de la mentalidad y posteriormente nos ocuparemos del resto de los factores de éxito.

Los empresarios exitosos tienen mentalidad poderosa, basada en principios y valores sólidos respecto de sí mismos, de la vida, de la empresa y de los elementos que la integran: personal, clientes, proveedores…etc.

Los empresarios exitosos creen fuertemente en el valor de la abundancia. Creen que la vida y el mundo son abundantes, no sólo en dinero y riquezas, sino en todos los dones de la vida como la salud, la alegría, las relaciones y que esta abundancia está disponible para todos.

Un empresario exitoso cree firmemente que puede construir una gran empresa que genere prosperidad abundante y el estilo de vida que desea vivir.

Un empresario exitoso cree firmemente que hay un mercado abundante para crecer, que hay abundancia de personal de buena calidad que sí se pone la camiseta, cree que su negocio debe de funcionar exitosamente aunque él no esté presente, porque entiende que su rol es dirigir NO OPERAR, SINO DIRIGIR su negocio.