por ActionCOACH Shweta Jhajharia | Inglaterra

Todo dueño de negocio sabe que el definer su mercado meta es crítico.  Sin embargo, lo que hemos encontrado, al “coachear” negocios, es que los dueños de negocios no saben que tan específicos tienen que ser para que su marketing atraiga a las personas perfectas. Tomemos como objetivo “diseñadores de interiores en Londres”. Esto suena demasiado específico, ¿no es así? No suficientemente específico. De hecho, eso es un objetivo perdido.

Trata de pensar en eso de esta manera: el marketing no es de 1 hacia todos.  Es de 1 a 1, muchas veces. Lo que eso significa que tu marketing no debe de dirigirse a una audiencia. En efecto, tu quieres comunicarte con cada uno en lo individual. Y después quieres hacer eso una y otra vez. En vez de definir tu audiencia meta, trata de definir la persona meta. ¿Cuál es tu cliente ideal? ¿Qué tipo de cosas es lo que les gusta? ¿Cuáles son sus retos? ¿De qué forma se comunican con el resto del mundo? La mejor forma de empezar a definir esta persona es tomar un ex cliente, o aun un cliente actual, que fue el mejor cliente que has tenido. Si es posible, hazles una entrevista y descubre la mayor cantidad de detalles de sus vidas.

Si estás batallando para elegir, he aquí unas cuantas reglas básicas que debes tomar en cuenta cuando eliges a la persona perfecta:

  1. La persona elegida como objetivo debe de ser una persona con la que se pueda comunicar fácilmente (responsiva al marketing)
  2. La persona elegida como objetivo debe pagarte un precio razonable a cambio de lo que te compran (promedio alto valor-$)
  3. La persona elegida como objetivo no debe tener un tiempo largo para tomar una decisión (ciclo de venta corto)
  4. La persona elegida como objetivo deberá querer regresar y comprar tu producto una y otra vez (Negocio repetitivo). Una vez que empiezas a crear esa persona perfecta, podrás entonces empezar a ver cómo comunicarte con ella a nivel personal, y convencerla de que tu producto/servicio es la solución a sus problemas. Y una vez que convences a esa UNA persona perfecta, te darás cuenta que todos los que respondan a tu marketing son también otro “cliente perfecto”.