Una alianza estratégica es cuando tu empresa establece una sociedad flexible con otra empresa para ayudarse mutuamente a obtener beneficios adicionales. Aquí hay cuatro estrategias para la construcción de alianzas estratégicas efectivas:

  1. Definir tu mercado meta. Esto es fundamental cuando se trata de cualquier forma de marketing. Si no defines tu mercado meta, se producirán esfuerzos de marketing fallidos cada vez. ¿Quiénes son las personas con mayor probabilidad de comprar tu producto o servicio? Piensa en tu cliente promedio en términos de edad, sexo, ingresos, dónde viven y cuáles son sus intereses. Una vez que entiendas quiénes son tus clientes, tendrás una mejor idea de lo que necesitan y cómo puedes venderle la solución.
  2. Decide si una alianza estratégica tiene sentido para tu negocio. Si tu mercado meta es muy amplio y tu oferta es muy atractiva, quizás te convenga más que anunciarse en redes. Las alianzas estratégicas tienden a funcionar en situaciones donde hay un grupo particular de personas a las que deseas dirigirte y hay otras empresas no competitivas que ya están tratando con ellas. Por ejemplo, tu empresa puede ofrecer servicios de capacitación corporativa, podrías considerar asociarte con un proveedor de papelería con una base de clientes predominantemente corporativa.
  3. Identifica negocios que serían buenos aliados estratégicos. Debes asociarte con empresas que no compitan contigo en términos de productos o servicios. Por ejemplo, un distribuidor de alfombras podría asociarse con una tienda de iluminación. Ambos atraen a los clientes que se mudan a casas nuevas, pero no son competidores. Cada negocio podría dar vales de descuento para el otro, y ambos obtendrían nuevos clientes. Asegúrate de que las empresas con las que te asocia estén ubicadas en el mismo extremo del espectro de precios y calidad; debe compartir el mismo mercado meta. Asóciate con empresas que tratan bien a sus clientes y cuyos clientes les gustan.
  4. Decide lo que puedes ofrecer. La comisión es una buena opción básica. Podrías dar el 10% de cada venta realizada en función de una referencia de su aliado. O, si la referencia resultaría en un negocio de repetición regular para ti (por ejemplo, si es un peluquero en lugar de un vendedor de autos), podrías otorgarle al aliado más o incluso todas las ganancias de la primera venta. Sin duda aumentará la cantidad de clientes que te envían. Incluso puedes probar el enfoque de solo darle al negocio de aliados una buena razón para recomendarte. Lo único que estás ofreciendo al aliado aquí es la seguridad de saber que están enviando a sus clientes al mejor negocio posible. Esto funciona bien para las empresas que tienen que referir clientes en alguna parte. Por ejemplo, un oftalmólogo tiene que dar a las personas una idea de dónde comprar gafas.
  5. Encuentra un sistema que funcione para ti. Puede elegir un sistema de referencia, donde asociarse con una o dos empresas más y remitir negocios entre sí. O podrías formar un colectivo. Esto funciona bien para las personas en la industria de servicios. Por ejemplo, si eres un diseñador gráfico, colabora con un redactor y un desarrollador web para realizar proyectos de sitios web juntos.

Otra opción es dar regalos a tus clientes para mantenerlos leales a ti. Por ejemplo, si vendes automóviles, deseas permanecer en la mente, incluso tres años después, cuando el cliente finalmente esté buscando un nuevo automóvil. Podrías acercarte a un spa diurno y decir: “La mayoría de mis clientes son ejecutivos que puede pagar y que disfrutarían de un masaje. Si me das un cupón de descuento por $50 con un masaje, te enviaré por correo electrónico a todos mis clientes y te escribiré una recomendación personal “. De esa manera, el cliente recibe una gran oferta, puedes ser el bueno y quedarte. Y lo más importante, el spa de día recibe nuevos clientes potenciales.

También puedes hacer lo contrario: regala a otras empresas cuyos clientes desea orientar hacia ti. Por ejemplo, si eres un consultor, puede acercarse a un proveedor de papelería y decir: “Me gustaría ofrecerle un regalo para compartir con sus principales clientes. Les hará amarte y les ofrecerán beneficios genuinos. Soy un consultor de administración y normalmente cobro $1250 por hora, pero para tus clientes, haré una evaluación completa de una hora y una evaluación del rendimiento de forma gratuita “. El proveedor de artículos de papelería ahora tiene algo que ofrecer que lo hace diferente de los competidores , y tu tienes una recomendación personal de un proveedor en la que su prospecto ya confía. ¡Ganar-ganar!