Por ActionCOACH

Tener una mentalidad de escasez significa que temes perderlo todo y que solo hay una cierta cantidad de éxito disponible en el mundo. Puede hacerte que evites tomar riesgos y, en general, te sientas miserable. Pero, es un hábito. Y como la mayoría de los hábitos, se puede cambiar.

1. Toma la decisión

Cambiar tu mentalidad de escasez es un proceso. El primer paso de ese proceso es decidir que deseas cambiar. Divide tus objetivos en pequeñas partes.

También debes reconocer que tu mentalidad anterior no estaba funcionando para ti y, de hecho, te estaba frenando. Díte a tí mismo que estás cansado de preocuparte por los problemas que surjan con tu negocio, y asegúrete de que cuando lo hagas, encontrarás una manera de manejarlo. Tu nuevo mantra es la abundancia. Todo en abundancia.

2. No te desvíes del camino

La mayoría de los empresarios ya tienen una mentalidad de abundancia, pero eso no significa que no te dejarán fuera de juego. Mantente enfocado SIGUE trabajando hacia tu objetivo, incluso cuando abundan las fallas y los contratiempos. Incluso una perspectiva optimista no garantiza que no necesites nadar contra la corriente de vez en cuando.

3. Contemplar los obstáculos

Tener una mentalidad de abundancia no significa que las cosas malas no sucedan, y no significa que no surjan obstáculos. Con su nueva mentalidad, debes anticipar posibles problemas y elaborar estrategias para superarlos.

4. Buenos hábitos: obtén algunos

Crea metas sólidas y emplea los hábitos que te ayudarán a alcanzar esas metas. La creación de redes es una herramienta clave en tu caja de herramientas para construir una comunidad. Una vez que tienes una mentalidad de abundancia, el mundo es tuyo.